Nosotros experimentamos la realidad
a través de nuestros sentidos.

Quiere decir que percibimos las cosas que nos rodean con la vista, el olfato, el tacto, el oído y el gusto. El lenguaje de los productos Medavita va dirigido directamente al lado emocional por su fuerza SENSORIAL, estimulando la “estructura básica” de la experiencia. De hecho, crean una imagen empezando por las percepciones olfativas, visuales y táctiles. Una magia tan grande que conlleva un universo de sensaciones y significados. Y el producto se transforma, en el salón de peluquería, en una experiencia exclusiva de belleza y bienestar.